La historia de esta piedra comienza según mis tíos maternos en los años 1898 o 1899, unos años después de fundado el municipio de Quinchía Risaralda, la historia cuenta que estas piedras fueron moldeadas por indígenas anteriores a esta época y que eran utilizadas para lavar el oro, después de que ellos deshabitaron esta región, entraron nuevos colonizadores, formando grupos de familia que comenzaron a cultivar la tierra, entre ellos está la familia quebrada quienes son mis tatarabuelos. Cuentan mis tíos que estas piedras fueron utilizadas para lavar la ropa y trillar maíz, en ese entonces estas piedras fueron extraídas de la quebrada que cruza por la vereda, donde fueron abandonadas por los indígenas, pero luego reutilizadas y aunque ya fueron superadas por los avances tecnológicos, hasta hoy en día siguen siendo reliquias por que han perdurado de generación en generación, como recuerdos de nuestros ancestros, ya que estas piedras no solo pertenecen a nuestra familia si no que se pueden encontrar en la mayoría de casas campesinas en todo el municipio, cada una con una historia diferente.

21122823_792027937637420_678456163_o

21122823_792027937637420_678456163_o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *