Doña Nelly la esposa de don Guillermo me cuenta que Manolo era un perro de raza común que pertenecía a una familia que vivía en una vereda cerca a Montenegro en Quindío, pero esas personas un día se fueron de la finca donde vivían y tuvieron que dejarlo abandonado, desde ese entonces Manolo se convirtió en un perro callejero que entraba a las fincas a buscar comida, por eso, en alguna de las fincas en las que entró le hicieron una herida en una de sus patas.

Manolo llegó en muy mal estado a donde don Guillermo, famoso porque en su finca cultivaba unos de los mejores cafés arábicos de la zona. Don Guillermo al verlo tan mal lo trato con café molido y sábila para desinfectarle la herida y poder así curarlo por completo.

Manolo se volvió parte de la familia y muy amigo de don Guillermo ya que de lunes a viernes a las 5 de la mañana salía a hacerle compañía mientras recogía el café, lo le sacaba la pulpa, lo secaba y por ultimo lo tostaba y en las tardes lo acompañaba a venderlo por bultos en el pueblo.

Los vecinos que todos los sábados llegaban a hacer visita y a tomar café y galletas con Don Guillermo y Doña Nelly se alegraban con Manolo ya que él se ponía a correr entre las matas de plátano y café además de pasar toda la tarde jugando con los niños.

Don Pedro, un vecino que en su finca cultiva la guadua y la utiliza para construir casas típicas de la región cafetera, me cuenta que un día Manolo salió de la finca detrás de una perrita y que el y don Guillermo muy preocupados al ver que no aparecía lo buscaron por varios días en varias veredas; hasta que un día Don pedro lo encontró en otra finca lejos de la vereda muy feliz haciéndole compañía a su nueva familia.

Manolo

Manolo

4 comentarios en “Manolo”

  1. Patricia Maldonado dice:

    Admirable la persistencia de Manolo por tener un hogar y agradar a las personas que le demostrarán su cariño.

    Admirable Don Guillermo que con su sabiduría empírica sano las heridas de Manolo.

    Admirable la buena relación de Don Guillermo con sus vecinos, quienes al son de un buen cafe compartian agradables momentos.

  2. German Bautista dice:

    Esta es una excelente te historia que nos muestra como a pesar de que algunas personas pierden la sensibilidad y el respeto hacia los animales, otras con álgunos remedios caseros y empeño, lográn sanar y recuperar la confianza de los animales, como lo logró Manolo al buscar otros hogares y familias que lo Protegieran.

  3. Harbellon dice:

    La historia me hace recordar un perro llamado kaliman que vivía en la región cafetera del Tolima.
    Kaliman también nos acompañaba en la recolección del grano y en las duras jornadas diarias solo a cambio de una caricia o un pedazo de pan.
    Historias como la de Manolo nos hacen RECORDAR!!

  4. Donaldo Rhenals dice:

    Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, en esta historia vemos que Manolo no sólo fue el mejor amigo, sino que también perdonó a esos seres que el hicieron daño y continuo su vida con los seres humanos a pesar de sus recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *