La ruana representa la historia compartida entre los vecinos de la vereda Filo Bonito en Dosquebradas, su vida en comunidad y los recuerdos de los que ahora son nuestros abuelos.

Lisimaco Lopez dueño de la ruana, mi ancestro, contribuyó a la cultura cafetera por medio de oficios varios (leñador, cafetero, arriero, tendero) como campesino, en el rebusque para la crianza de sus 18 hijos e hijas. Fue participe en gran variedad de hitos en la fundación y desarrollo de Dosquebradas como el mantenimiento de las vías del tren, urgió como presidente de la junta de acción comunal de Filo Bonito; en su juventud no se aventuró muy lejos de su terruño, tiempo después lamentó haberla vendido para cubrir sus necesidades en la vejéz; su madre doña Pureza donó el terreno para la construcción de la escuela veredal, la cual aún se mantiene en funcionamiento, su padre don Amador participó en la construcción de la iglesia de Santa Teresita, donando materiales aserrados en la localidad y mano de obra para levantar los muros. Por medio de esta ruana de más de cien años, recordamos la vida y obra de campesinos que pusieron con sudor, callos en las manos y trabajo comunitario, elementos básicos para ardua empresa, las piedras fundacionales de la cultura, tradición y el patrimonio material de Dosquebradas.

La Ruana

2 comentarios en “La ruana”

  1. Yira correa dice:

    Que bonito recuerdo de nuestros abuelos

  2. Gabriel correa dice:

    Me parece estar en mi niñes, con mi abuelo lisimaco narrandome estas lundas historias.

Responder a Gabriel correa Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *