A mi abuela Luz Enercy Hincapié Isaza le empezaron a gustar las plantas medicinales a la edad de 18 años. Aprendió por medio de su suegra. Cuando ella ya era madre, su hija se enfermaba mucho y en ese tiempo era muy difícil ir del campo al pueblo. Si su suegra notaba a algún nieto enfermo se iba para el campo a buscar plantas para hacerles remedios; pero al llegar a casa escondía las manos para que no le echaran de ver qué llevaba,  ingresaba a la cocina,  hacía  bebidas y no decía qué plantas había cocido. La curiosidad  llevó a Luz Enercy  a seguir a su suegra,  pues las bebidas aliviaban a sus hijos. Sin perderla de vista la seguía para poder ver donde tiraba los restos de la cocción, veía que su suegra maceraba las plantas, hacía bebidas al descuido y luego Luz observaba las plantas que ella botaba después de cocidas. Así empezó a conocer y distinguir qué plantas servían para cada malestar. Desde ahí surgió su pasión y gusto por las plantas, ya que con las bebidas aliviaba a sus hijas(os); al lado de su suegra vivió muchos años en los cuales aprendió mucho todo esto por sus propios medios, a su suegra Fidelina Aricapa Mendoza no le gustaba enseñarle sus secretos, en cuanto a las plantas medicinales.   Hoy en día Luz sigue curando dolencias. Mi abuela a la edad de 68 años ha adquirido mucha experiencia, los vecinos la buscan para preguntarle por plantas medicinales.

20180509_134930

20180509_134930
Source: Pereira

20180509_134945

20180509_134945

Planta

Source: Pereira

20180509_135010

20180509_135010
Source: Pereira

20180509_135054

20180509_135054
Source: Pereira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *