Recuerdo que cuando estaba en la escuela y tenía vacaciones, mis padres me llevaban a a pasear a la finca donde mi abuela vivía;   en la vía que conduce desde Viterbo Caldas hacia San José Caldas, Vereda Morro Azul, Finca la Divisa, nombre que hace honor a la hermosa vista que desde allí logras apreciar.

En esos días de vacaciones llegaba a la finca y mi abuela estaba siempre ocupada porque hacía de comer para las personas que trabajaban en los cafetales recolectando, después de terminar con sus labores se sentaba en los corredores de la casa en un taburete de madera a tejer y a hacer varios objetos entre los cuales tejió una lámpara de iraca. Después de secar con cuidado varias de estas plantas  entrelazaba este fino material hasta darle la forma deseada. Actualmente esta lámpara se encuentra en casa de mi madre en Viterbo Caldas colgada en la parte de arriba del comedor iluminando cada momento en el que se reúnen a disfrutar de una buena comida familiar. Mi madre guarda con cariño este recuerdo memorable de mi abuela, quien pasaba los días haciendo objetos para la casa con mucha creatividad, como las sillas de mimbre que con mucho cuidado se cubre con tiras de este material y se da forma de asiento a un esqueleto o molde de hierro prefabricado con el fin de crear una o varias sillas para la sala de televisión o distintos usos que se le podían dar. Esta práctica la aprendió mi madre que hoy en día sigue creando con orgullo estos objetos,  mi madre me cuenta que los vestidos para las pipetas de gas y licuadoras eran características de la casa de mi abuela,  con adornos únicos y llamativos, la lámpara de iraca tiene alrededor de 33 años y con el cuidado que mi madre le da seguirá estando en este hogar por varios años mas.

IMG_0411

IMG_0411

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *