Nuestra historia se divide en dos partes, en épocas de nuestros mejores y peores tiempos, todo comienza con mi papá.

Mi padre era un camionero que trabajaba en pueblos; por su trabajo nos trasladábamos mucho,  fue ahí donde llegamos a Pereira, pues a mi papá le gustó y decidimos quedarnos

Como a él lo mandaban a fincas había una cerquita que a él le gustó;  él tenía un camión pero el camión no le daba mucho dinero entonces él vio la oportunidad de cambiar ese pedacito de tierra por el camión, así que cambió el pedacito de tierra por el camión y la tierra le dio.

Empezó a extraer café, con esa producción de café él empezó a recoger  plata,  guardó hasta tener suficiente y compró otro pedacito de tierra y así sucesivamente hasta tener 3 pedazos.

Seguimos nosotros, después de que él murió mi mamá compró una finca de lindero,  después de esto llegó la crisis del café. Lo primero que llegó fue la roya,  era una enfermedad que le daba al café, después de esto se cambió el café por el café variedad Colombia, ese café era muy malo era como chimichudo y a ese también le dio la roya. Esto nos afectó a todos, ese café no tenía buen peso, porque el café de antes se conocía como lágrima, era más pesado a la hora de vender se ganaba más pero el de Variedad Colombia no tenía peso y peor porque le dio roya, la roya lo que hace es comerse el grano y lo pone menos pesado.

Ahí fue cuando llegó la crisis cafetera al país porque a todos los cafeteros nos pasaba esto y mucha gente quedó muy mal con esa crisis porque había muchas personas que no les daba o hacían créditos para pagar o abonar las labores de la finca y la finca ya no les daba lo suficiente para pagar;  con las ganancias que conseguíamos del café, mi papá cada fin de año compraba una casa, un carro y siempre sobraba para comprar otro pedazo de tierra y así, todo lo que nosotros tenemos hoy en día fue del café y después las cosas se pusieron tan malas, las fincas no se sostenían por el café,  el Comité de Cafeteros les daba una plata a los que  tumbarán el café al principio y entonces nosotros no reclamamos la plata porque esos que les pagaron ya no podían volver a sembrar café, son políticas que no favorecen digamos al campesino o al campo.

Cuando ya se erradicó todo el café en la finca ya se empezó diversificar, hubo un tiempo en que estuvo en pasto. Mi papá empezó con el café en el 59, de ahí para acá la época y como en la época del 70 mi papá le tocó la bonanza cafetera, la bonanza cafetera es una época donde hubo mucho café en el país, buen café y a buen precio y como hubo buen precio del café a la gente le fue bien, a la gente que le tocó la bonanza cafetera fue gente que en esa época supo aprovechar el momento y digamos que muchos se hicieron ricos,  en esa época había trabajos tan impresionantes mientras que a nosotras nos tocó en un tiempo que el trabajador no quería trabajar nos tocaba a nosotras trasnochar lavando el café y secarlo porque era mucho.

Cuando el café empezó de para atrás, cuando el café se puso tan barato y era de esa variedad Colombia que no tenía como un precio, entonces la plata ya no era igual, mientras uno logró vender el café no se vendía como antes entonces hubo como una crisis ya la gente empezó a pagarle menos a los proveedores de café teníamos personas a quién les vendíamos especialmente como en las cooperativas, nosotros re buscábamos donde hubiera buen precio y vendíamos porque hay mucha gente que no pagaba bien. En la cooperativa digamos que era la mejor opción como son ellos eran los que ponían el precio base pero eran más exigentes al comprar el café que las que las compra ventas que habían por ay.

Después de que terminaba la producción de café empezamos la producción de plátanos al fijo. Hay varias personas a quienes les vendemos plátanos por ejemplo: en Mercasa ay unos comercializadores que son los que comercializan plátano y banano y una cadena de supermercados. A la cadena de supermercados se les entrega dos veces por semana y a los de Mercasa por lo general solo es el sábado pero de vez en cuando piden entre semanas. Ya lo otro es como así por ejemplo; como usted ha visto tenemos plátanos ya madurando y eso es para restaurantes por eso se deja madurar para llevarlo a los asaderos entonces así es como comercializamos nosotros el plátano porque mucha gente sólo va y lo vende en Mercasa por lo que le den y no se rebuscan precios nosotros porque lo vendemos por ejemplo en restaurantes porque nos va mejor lo que se vende en Mercasa por ejemplo ellos compran y re venden si uno les lleva por ejemplo los de Mercasa ellos nos compran el plátano a 600 o 800 pesos el kilo y ellos lo venden a 1000 o 900 pesos, entonces qué hacemos nosotros con el restaurante, evitarnos el intermediario, a nosotros nos va mejor porque nos pagan mejor, a la gente del restaurante les gusta porque el plátano no va maltratado y porque muchas veces cuando ellos compran plátano maduro la gente que comercializa para que maduren rápido le aplican un producto entonces el plátano por fuera se ve amarillo pero cuando lo abren por dentro está verde no maduran bien entonces ellos prefieren comercializar con nosotros porque nosotros en la finca no utilizamos esos productos, la maduración es natural el plátano queda muy dulce muy bueno entonces les gusta mucho, entonces ganan ellos y ganamos nosotros.

IMG_20180510_132111

IMG_20180510_132111

IMG_20180510_132139

IMG_20180510_132139

IMG_20180510_132216

IMG_20180510_132216

IMG_20180510_132346

IMG_20180510_132346

IMG_20180510_132542

IMG_20180510_132542

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *