A mi pequeño pueblo ubicado al norte de Nariño (Colombia) llamado Colon Génova, fue traído el sombrero de paja toquilla, mi familia fue una de las primeras en iniciar su comercialización, este sombrero artesanal es elaborado a mano comúnmente por mujeres campesinas, mi familia se especializó en comprar directamente el sombrero ya trenzado a estas familias que lo elaboraban con dedicación, ellos llevaban a cabo actividades que consistían en moldearlos, decorarlos y hacerles el terminado. Con el paso del tiempo muchas familias en el pueblo siguieron estos pasos y se fue convirtiendo poco a poco en un patrimonio cultural de la población. Hoy en día viven de este trabajo alrededor de 500 familias. En los últimos 15 años se ha extendido mucho la producción ya que el sombrero es pedido de muchas partes del país y por su puesto del exterior.

sombrero Artesanal

sombrero Artesanal

sombreo Artesanal trensado fino a mano.

Source: Colon Grnova Nariño (Colombi)

3 comentarios en “SOMBRERO de TOQUILLA”

  1. Gabriel Arcos dice:

    La foto tiene aproximadamente de 15 a 16 años. Todavía le rendía en la actividad. Felicitaciones por dar a conocer la cultura y las costumbres de nuestro pueblo.

  2. Julian esteban dice:

    Que orgullo ser parte de esta familia trabajadora y saber que doña marcionila fue una delas primeras en hacer sombrero de paja , trabajado a mano, genova tierra de personas trabajadoras un placer …..
    Que imagen que recuerdo

  3. Johana Gómez dice:

    De Colón Génova Nariño miles de cosas a resaltar, una de ellas la elaboración del sombrero de paja toquilla, el cual es un proceso muy extenso iniciando por la recolección y procesamiento de la materia prima, seguido de la confección y finalizando en su pulido.
    Cabe resaltar que en cada una de estas etapas, puede haber un grupo de personas que se dedique exclusivamente a cada una, pudiendo intervenir hasta 3 personas en la elaboración de un sombrero: 1 por cada etapa.
    En muy pocos casos 1 sola persona se puede encargar de todo el proceso.
    Mi abuela Marcionila es una de esas pocas personas que ha podido encargarse de todo el proceso para el sombrero de paja toquilla, por ello merece total admiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *