En 1949 mi bisabuelo paterno le obsequió como adorno a mi bisabuela paterna una llave de bronce de 52 cm, a la cual se le dió uso como portallaves, ésto debido a que en ese tiempo, las llaves de los portones eran de hierro y de gran tamaño, por lo tanto, este adorno soportaba el peso de las llaves de la casa en que vivían; En 1980 al morir mi bisabuelo, mi bisabuela decidió vivir con mi abuela paterna, y como obsequio, le dio la gran llave de bronce, a la cual mi abuela siguió dándole el uso que  le había destinado; ya fue en 1994, -momento en que mi padre conoció a mi madre- que mí abuela le obsequió la llave de bronce a mi padre, en la que hoy en día se siguen colgando las llaves de la casa; fue así que,  obsequiar la gran llave de bronce se convirtió en una tradición familiar, que hoy en día sigue viva.
  IMG_20170824_133528_225

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *