Mi abuelo Ramiro Mesa Sánchez a sus 17 años decide enlistarse como voluntario en el cuerpo de bomberos de Santa Rosa de Cabal en el año 1950. Sus principales funciones eran apoyar combites para el desarrollo de infraestructura. Su mayor mérito le fue otorgado por ayudar a extinguir el incendio que tuvo origen en la plaza principal del pueblo (Plaza Bolívar) en el año 1988; en ese gran incendio se vieron afectadas muchas familias de personas adineradas, sus pertenencias y sus majestuosas casas esquineras de balcones exuberantes fueron destruidas por las llamas en su totalidad. La población aledaña entró en pánico, 2 cuadras a la redonda la gente corría para salvar sus pertenencías.

La gran magnitud del fuego se expandió hasta llegar a una de las 12 araucarias situadas en el parque principal. Se acercaban las dos de tarde cuando la brigada de bomberos se ve llegar al sitio del incendio, se escuchan sirenas y gritos.

Mi abuelo junto a su equipo de rescate realizaban todos sus esfuerzos por controlar las llamas que se expandían con facilidad por las casas de bahareque. Después de hora y media de luchar contra el fuego, se escuchan a lo largo de la calle real, las sirenas de los refuerzos de municipios vecinos, primero fue Chinchiná quien respondió al mensaje de ayuda, luego se le sumó Manizales, Pereira y la Virginia.

Cayendo el atardecer a eso de las 5 30 pm,  el gran esfuerzo de los bomberos y habitantes del municipio rindió frutos, el fuego había sido controlado en su totalidad, muchas familias perdieron sus bienes pero afortunadamente no hubo pérdidas humanas gracias a la rápida y valiente respuesta del grupo de bomberos voluntarios dirigidos y entrenados por 2 veteranos experimentados.

Foto recopilada

Foto recopilada

Bomberos de Santa Rosa de Cabal. Año 1971

Source: Santa Rosa De Cabal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *