La abuela

En la jinca (finca) yo manejaba muchos trabajadores: 50, 70 hasta 100 trabajadores, ellos eran recolectores de café (desyerbar la cafetera), sembrábamos café, yuca, plátano, arracacha, maíz, repollo, tomate de árbol, caña, y fríjol, también teníamos muchas gallinas hasta 70, patos, palomos, perros, marranos, caballón, mulas y vacas.

Me tocaba hacer el desayuno, las medias nueve, el almuerzo, el algo, comida y merienda. El desayuno era caldo de hueso (calambombo) con arepa, arroz, carne y de tomar era aguapanela o chocolate. Las medias nueve era café o chocolate con arepa. El almuerzo tres días de la semana era sancocho, los otros cuatro días se hacía sopa calambonbo (hueso) o sopa de cuchuco; Estos iban acompañados siempre con fríjoles, arroz, tocino frito o carne, tajadas y banano de revuelto para los fríjoles.

El algo eran tortas de harinas de trigo, con café o aguapanela. La comida era fríjoles con arroz y tocino frito. En la merienda Pan con chocolate.

Mi padre

Las hoyas se llamaban indios, no había energía ni gas por lo que se utilizaban las velas o caperuzas (lámpara) y para cocinar el fogón de leña, las letrinas (baños) eran un hueco en la tierra, todo en aquel tiempo era muy artesanal.

Los niños usaban calzoncillos de franela corto sin medias ni cotizas hasta los 18, ahí se les alargaba hasta la rodilla con unas medias negras largas con cotizas (zapatos) y para los 20 se les permitía ponerse pantalón largo.

Los adultos vestían con su poncho, sombrero, mulero, carriel, cotizas, siempre llevaban su peinilla o machete y su zurriago.

El trabajo era duro, a las 6 am estábamos preparados para iniciar las labores, la economía principal era la del café, pero siempre había otras labores donde se tenían más cultivos, sin hablar del cuidado de los animales.

la abuela

la abuela

ella nació en el 1954 guatica, risaralda. actualmente en el 2018 residente en pereira

Source: pereira

inicio

inicio

una linda decoración que encontré en la casa de la abuela, son de esas pocas cosas que ella conserva del pasado por eso fue la decisión de ponerlo como imagen de portada

Source: pereira

mi padre

mi padre

el nación en el 1968 en manizales, caldas. actualmente residente de pereira

Source: pereira

mi papá .2

mi papá .2

en el año 1993

Source: manizales

5 comentarios en “En la jinca por mi abuela y mi papá”

  1. Paula Andrea Ramirez Ramirez dice:

    Hola yo tengo 23 años, y lo que mas recuerdo es el sancocho de gallina hecho en leña, me gustaba llegar donde mi abuela a jugar escondite por toda esa sona verde y saludar a Matea (una lora que tenia mis abuelos), tambien recuerdo como ponian a secar el cafe en un plastico.

  2. Maria Luz Nery Ramirez Osorio dice:

    hola, yo recuerdo que las camas eran con una esterilla y las fincas tenían muchos jardines , me mandaban a llevar el desayuno y el algo (2 de la tarde) donde estaban los trabajadores, y mi mamá cogía café con mi papá, teníamos que cargar el agua ya que no había en la finca.

    todos los días y todas las noches comíamos frijoles, en los desayunos eran caldos de costilla con arepa, sin olvidar el sancocho.
    recuerdo que no conocí los espaguetis, fideos o sopas diferentes mucho después cuando era mas grane.

    el medio de trasporte eran los caballos, o mulas, y no habían carreteras paimentadas, eran en tierra.

    una historia:
    en ese tiempo cuando una muchacha consocio a una un señor (se enamoraban), y se tenían que bolar para poderse ir a vivir juntos.

  3. Daniela Ramírez dice:

    Memorias muy grabadas de mi abuelo con su sombrero,machete y poncho al hombro, yendo cada día a cultivar su cilantro ,cebolla, habichuela y como no ? A ordeñar sus vaquitas ¡Como me gustaba aquella leche fresca !. Cada ocho días les visitabamos y al verle salíamos corriendo “-Abuelo Gallinaaaaas!” Como nos emocionaba estar allí,aún recuerdo mi cabello y ropa con olor a leña gracias a los deliciosos sancochos de mi abuela.

  4. Juan José Cárdenas dice:

    Lo que me cuentan mis abuelos, es que cuando ellos desde muy pequeños aprendieron hacer las labores de la finca, el ordeñar a las vacas, recoger la cosecha, alimentar los animales, y estas son historias que al día de hoy es bueno escuchar ya que los tiempos cambian. Pero lo que más recalcan es que de lunes a sábado estaban en la finca y los domingos bajaban al pueblo, y que había mucha más uníos y comunicación en la familia

  5. Erika Ruiz dice:

    Es rico recordar esos viejos tiempos llenos de alegría y ese ambiente campesino, recuerdo mi familia que bien numerosa si era , cuando nos reuníamos todos a comer y si llegaba alguien de visita sorpresa(el compadre) mi padre lo invitaba a sentarse a la mesa y le hacia señas a mi madre que le sirviera porque siempre había comida de sobra….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *