Comenta el señor Luis Carlos Marín que en época de cosecha se empezaba desde las 6 am el día lunes,  se entregaba el coco (recipiente) de coger café y la estopa marcados con el mismo número que tendría toda la semana; su esposa levantada desde las 4 am alistando todo  para hacer de comer para unos 60 trabajadores y a sus hijos para mandar a la escuela que quedaba a una hora de camino. Debía repartir los “tragos” café caliente a todos los trabajadores para que tuvieran “animo de coger tajo” y empezar a laborar.

Cuando se estaba cerca a la casa se iba por los alimentos, pero si se estaba muy lejos tocaba que el garitero (persona que lleva alimentos a los trabajadores) fuera a llevar la comida y tocaba comer sentado en el mismo cafetal, no se reposaba,  se seguía de largo.

La “bomba” el más rápido en el oficio se podía coger de 150 a 180 kilos en el día .La jornada en días de lluvia era más difícil, para entrar al tajo  se tenían que colocar la “ mulera” carpa para no mojarse mucho; aún así salía uno mojado, ya finalizando labores a las 5 pm se cargaba el café hasta el beneficiadero para que el patrón lo pesara y regresar a la casa a descansar para iniciar labores al otro día.

FOTO DE UN COCO DE COGER CAFÉ CON MAS DE 25 AÑOS DE ANTIGÜEDAD

FOTO DE UN COCO DE COGER CAFÉ CON MAS DE 25 AÑOS DE ANTIGÜEDAD
Source: PEREIRA RISARALDA

Un comentario en “El “Coco” de café y los recolectores”

  1. Liz dice:

    Muy buen artículo, representa las familias trabajadoras del campo, de sus esfuerzos para poder sacar adelante sus hijos, una actividad en donde hace participe toda la familia todo el día y todos los días, lo se porque nací en el campo y viví la misma historia y esto me trae muy buenos recuerdos de cuando salía a coger café con mi papá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *