A dos cuadras del parque central de Santa Rosa de Cabal, bajando por la carrera 14, el olor a café anuncia la existencia del cafetín y salón de billares Palermo. En pleno centro de la ciudad y con más de 50 años de historia se convierte en un lugar que da cuenta de la vida cotidiana de miles de Santarosanos que han compartido en el sitio largas tertulias, desde bien temprano y a diario al son de la música de Armando Moreno, el conjunto América y un buen café o uno que otro aguardiente, según nos cuenta Don Andrés León, un Santarosano de 62 años que aprendió a jugar billar con la ayuda de “Gitanillo” (el propietario del sitio), desde los años sesenta. En Palermo se va a encontrar fotografías de diferentes épocas del lugar y de la ciudad, seguramente mientras escucha una historia de “Gitanillo” o de una de sus fieles clientes con el taco de billar en las manos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *